angina-de-pecho

Angina de pecho: ¿Es lo mismo que un infarto?

Cada año mueren en todo el mundo más de 17,5 millones de personas, y más de 120.000 solo en España, a causa de enfermedades cardiovasculares. Una de las enfermedades del corazón más comunes es la angina de pecho.

El Dr. Pere Gascón nos explica, en la Unidad de Psiconeuroinmunoendocrinología (PNIE) de Clínica Omega Zeta, experta en medicina integrativa en Barcelona, qué es la angina de pecho, qué tipos existen, en qué se asemeja y diferencia del infarto de miocardio, cuáles son sus posibles causas y factores de riesgo, sus síntomas, su diagnóstico y tratamiento.

¿Qué es la angina de pecho y en qué se diferencia del infarto de miocardio?

Se trata de una cardiopatía isquémica (por un bloqueo del flujo de la sangre) que se produce cuando el corazón no recibe suficiente sangre. Esta falta de flujo sanguíneo es producido por el deterioro y la obstrucción de las arterias del corazón (arteriosclerosis coronaria).

La obstrucción de estas arterias, puede darse por la acumulación de colesterol, grasas o células inflamatorias, produciendo que el corazón no pueda recibir sangre de forma normal.

La diferencia con el infarto de miocardio es que esta aparece de forma progresiva y no produce daños permanentes en el corazón.

¿Qué tipos de angina de pecho existen?

Dependiendo de en las condiciones en que aparezca la angina de pecho, podemos distinguir entre dos tipos, la estable y la inestable.

La angina de pecho estable es aquella que aparece cuando se hace ejercicio o un esfuerzo. Se extiende a otras partes. Remite en reposo o con medicación.

La angina de pecho inestable es aquella que se produce en reposo, también se extiende a las mismas partes del cuerpo como la estable, pero no remite con medicación.

Esta debe tratarse a la mayor brevedad, ya que puede conducir a infarto de miocardio o a muerte súbita.

¿Cuáles son los principales síntomas de la angina de pecho?

Son similares a los del infarto, pero menos intensos y de duración más corta (entre 15 y 20 minutos). Su sintomatología puede constar de dolor, ardor y/u opresión en el pecho, dolor en otras partes del cuerpo (como las mencionadas), y en menos frecuencia, ganas de vomitar, pérdida de conocimiento y dificultad respiratoria.

¿Cuáles son las posibles causas y factores de riesgo de la angina de pecho?

Los factores de riesgo para padecer angina de pecho son los siguientes:

  • -Edad avanzada.
  • -Sexo femenino.
  • -Tensión arterial alta.
  • -Diabetes.
  • -Hipercolesterolemia.
  • -Vida sedentaria.
  • -Consumo de alcohol y/o tabaco.

Entre las causas más frecuentes está la obstrucción parcial de las arterias coronarias, estrechamiento de la válvula aórtica, anemia severa o hipertiroidismo.

¿Cómo se diagnostica y se trata la angina de pecho?

El diagnóstico de este problema se basa en tres pruebas principales.

En primer lugar, se realiza una prueba de esfuerzo o ergometría. Se hace al afectado realizar ejercicio en una cinta o bicicleta estática para analizar la respuesta del corazón al esfuerzo. Así pueden detectarse alteraciones no visibles en reposo, ya que al hacer ejercicio se precisa mayor aporte de sangre al corazón, y si existe una obstrucción, observar la falta de riego sanguíneo.

También pueden realizarse análisis de sangre para evaluar índices de enzimas cardíacas y células sanguíneas.

Finalmente, cuando con las anteriores pruebas se ha detectado una enfermedad coronaria grave, se realiza una arteriografía coronaria o coronariografía, una prueba de imagen en que se introduce un catéter por la arterial femoral (ingle) o radial (muñeca), hasta llegar a las arterias coronarias y evaluar un posible estrechamiento de estas.

En cuanto al tratamiento, se recomienda el reposo para las de tipo estable, evitar los factores de riesgo y optar por medicación o intervenciones quirúrgicas.

Si precisáis de mayor información acerca de cómo mantener vuestro corazón fuerte y sano, os invitamos a seguir los artículos de nuestro blog, consultar nuestras áreas terapéuticas, o poneros en contacto con nosotros sin compromiso.

Dr. Pere Gascon

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *