alimentacion intuitiva

Alimentación intuitiva: ¿Qué es?

A lo largo del tiempo y según diversas tendencias promovidas tanto desde la investigación como desde la comunicación, han existido infinidad de dietas que decían poseer la verdad y la solución definitiva a los problemas para bajar y mantener el peso.

Ante tal promesa, muchas personas las han seguido, en la mayoría de los casos, sin éxito, obteniendo resultados negativos para su salud.

En referencia a esto, la Dra. Marta González-Corró nos explica en nuestra Unidad de  Nutrición Integrativa y Coaching Nutricional en qué consiste la alimentación intuitiva y cuales son sus bases.

¿Qué es la alimentación intuitiva?

La alimentación intuitiva es una filosofía de nutrición desarrollada por las dietistas Evelyn Tribole y Elyse Resch en los años 90. Esta alimentación pretende alejarse de los conceptos de dieta como tal y eliminar la mentalidad típica de que una dieta debe provoca sentimientos de limitación, culpa y otros problemas emocionales.

Como su nombre indica, este tipo de alimentación busca volvernos a conectar con nuestro cuerpo, nuestra mente y nuestras emociones, teniendo en cuenta e intuyendo la sabiduría de nuestro organismo, sus necesidades y sus límites.

Considera que es importante observar lo que hace que nuestro cuerpo se sienta bien, lo que lo hace disfrutar y no realizarnos autolimitaciones y castigos, si no dejarlo fluir, puesto que él mismo se regulará.

¿Cuáles son los principios de la alimentación intuitiva?

Para seguir una alimentación intuitiva es importante que tengamos en cuenta las siguientes pautas:

1. Rechazar la mentalidad de dieta

Al haber realizado diversas dietas o haber leído sobre gran cantidad de ellas y haber subido de peso o nunca haber estado satisfechos con nuestro cuerpo creamos una mentalidad que nos lleva a creer que aparecerá un remedio que nos hará perder peso rápidamente y por fin ser felices.

La alimentación intuitiva nos anima a alejarnos de cualquier tipo de idea de este tipo, a dejar de controlarnos en la báscula y en definitiva, no seguir lo que ya hemos hecho anteriormente y ni nos ha funcionado.

2. Honrar nuestra hambre y no utilizarla para atender nuestras necesidades emocionales

Muchas dietas estrictas hacen que nuestro cuerpo pase hambre y nos recomiendan ignorar sus señales. La alimentación intuitiva recomienda escuchar a nuestro cuerpo y ofrecerle lo que necesita cuando lo necesita, puesto que de ignorarlo la próxima vez que comamos comeremos más.

Por otra parte, también aconseja que trabajemos nuestras necesidades emocionales desde otros frentes para que cuando nos sintamos tristes o aburridos por ejemplo, no llenemos ese espacio con comida.

3. Hacer las paces con la comida

Las dietas suelen hacernos creer que los alimentos son nuestros enemigos, lo que nos hace sentirnos culpables o que deseemos aquello que no podemos comer.

La alimentación intuitiva considera que debemos ofrecer al cuerpo lo que desea y que será él mismo el que, teniendo en cuenta si le sienta bien y le hace sentir bien, regulara el deseo de consumirlo más.

4. Respetar los niveles de saciedad

Las dietas tradicionales nos hacen pensar que ideas externas pueden saber cómo nos sentarán los alimentos, sin embargo cada persona es distinta, por lo que no debemos generalizar. Otra cuestión característica de las dietas es que dan como referencias volúmenes generales (por ejemplo, debes comer tanto de un alimento y nada de otro) lo que puede hacer que nos quedemos con hambre o que comamos más de lo que necesitáramos.

5. Encontrar el placer en comer

Relacionado con hacer las paces con la comida, debemos hacer las paces también con el acto de comer. Comer no es solo una obligación o un momento en que pasarlo mal, si no que es un placer y debemos disfrutar de ello. Una buena idea es centrarnos en el color, olor, textura, temperatura, estética de los platos mientras los comemos y también al ambiente y lo que nos hace sentir. Es decir, debemos mantener runa relación más holística con la comida.

6. Respeto al cuerpo

Durante las dietas no tenemos una actitud positiva ni de amor hacia nuestro cuerpo, nos enfocamos en lo negativo y en lo que no nos gusta. No vemos lo maravilloso que es ni lo que nos permite hace. Si le perpetramos malos tratos (hacerle pasar hambre o tener malos pensamientos) los resultados nunca podrán ser positivos.

7. Hacer ejercicio con una mentalidad diferente

Como en el caso de encontrar el placer en comer, debemos de cambiar la manera en que vemos el ejercicio. Si lo vemos como algo que se debe hacer y que no nos apetece, generamos resistencia y sentimientos negativos, mientras que si comemos mejor y tenemos más energía, así como si nos centramos en lo que nos hace sentir bien y nos gusta del ejercicio, este nos ayudará.

Si necesitas mayor información acerca de la alimentación intuitiva u  otros servicios sobe nutrición no dudes en ponerte en contacto con nosotros sin compromiso.

Dra. Marta González

Medicina Integrativa, Nutrición y Psiconeuroinmunóloga. Unidad PNIE at Clínica Omega Zeta
Nacida en Barcelona, la Dra. Marta González–Corró es licenciada en Medicina y Cirugía General por la Universidad de Barcelona. Cuenta con un máster en Nutrición y Alimentación por la Universidad de Barcelona, es terapeuta PraNeoHom por el Instituto PraNeoHom en Barcelona y está postgraduada en Psiconeuroinmunoendocrinología y Nutrición Ortomolecular por la Universidad de Barcelona.

También cuenta con formación en Nutrición Clínica Vegetariana y Nutrición Deportiva Vegana por el Instituto de Ciencias de nutrición y Salud (ICNS).

Es Coach certificada por la EEC (Escuela Europea de Coaching) y por la CEFOC (Centro Europeo de Formación en Coaching Estructural) y Didacta de PNL (programación neurolinguistica) por la AEPNL, además de creadora del Master en PNL y Salud del Institut Gestalt de Barcelona.

Actualmente, trabaja como médico integrativo en la Clínica Omega Zeta.
Dra. Marta González

Latest posts by Dra. Marta González (see all)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *