acúfenos

Acúfenos: ¿Qué son y por qué aparecen?

¿Os imagináis oír constantemente un pitido o un zumbido en el oído que no desaparece? Pues esta molesta e incluso angustiosa sensación es la que los afectados por acúfenos sienten.

El Dr. Pere Gascón nos explica en la Unidad de Otorrinolaringología Integrativa qué son los acúfenos, qué tipos existen, cuál es su prevalencia, por qué se producen, y si se pueden prevenir y tratar.

¿Qué son los acúfenos y qué tipos existen?

Los acúfenos, también denominados tinnitus, son una incorrecta interpretación de los impulsos nerviosos por parte del cerebro en forma de pitidos o zumbidos.

Podemos clasificarlos en unilaterales o bilaterales si se dan únicamente en uno de los oídos o en ambos, y en objetivos y subjetivos. Los acúfenos objetivos son aquellos en los que se identifica una causa que los produce mientras que los subjetivos son aquellos en que el afectado escucha el ruido sin ninguna explicación que lo justifique.

¿Qué prevalencia tienen los acúfenos?

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) 278 millones de personas padecen tinnitus, esto es, un 15% de la población mundial. Los acúfenos pueden aparecer en cualquier edad y sexo, pero son más frecuentes en hombres y en edades superiores a los 40 años.

¿Cuáles son los síntomas de los acúfenos?

Además del reconocible pitido o zumbido, y debido a este, las personas que lo padecen suelen experimentar irritabilidad, agitación, ansiedad, fatiga, dificultad para conciliar el sueño, problemas de concentración y pérdida de audición y/o equilibrio.

¿Cuáles son las posibles causas de la aparición de los acúfenos?

Como hemos avanzado, el tinnitus es una incorrecta interpretación de los impulsos nerviosos. Las células ciliadas del oído son las encargadas de la síntesis del oído y si se degeneran o dañan en muchas ocasiones pueden ser las responsables de este trastorno.

Según si el problema es relativo a una situación de nuestro propio oído o es externa a éste pero le afecta, hablaremos de causas óticas  y extraóticas.

Entre las causas óticas podemos encontrar tapones de cerumen o epiteliales, perforación timpánica, otitis media u otras infecciones, enfermedades del Corti o otosclerosis (aumento del hueso del oído).

Como causas extraóticas podemos distinguir las contracturas cervicales o mandibulares, los cambios hormonales, los problemas vasculares…

Otras posibles causas pueden ser traumatismos, exposición constante a ruidos intensos, dosis altas de fármacos o estrés.

¿Cómo es el diagnóstico de los acúfenos?

En primer lugar el especialista otorrinolaringólogo tendrá en cuenta la sintomatología referida y la historia clínica del paciente. Asimismo, realizará preguntas tales como si el acufeno se escucha en uno u otro oído, su continuidad, intensidad, tono etc.

A continuación se podrán llevar a cabo pruebas instrumentales como la audiometría para comprobar la capacidad de captar sonidos, la acumetría (haciendo uso de un diapasón) o la impedanciometría, que consiste en una medición del aire que hay dentro el oído.

Finalmente, el diagnóstico puede complementarse con pruebas de imagen como resonancia magnética para identificar cuerpos extraños, ecografía para apreciar el estado de las arterias o escáneres del oído medio.

¿Cómo se pueden tratar los acúfenos?

De momento no se conoce una cura definitiva para los acúfenos por lo que todos los tratamientos van destinados a reducir los efectos y a calmar los síntomas para tratar de sobrellevar la situación de la mejor manera posible.

Desde la medicina integrativa se recomienda seguir una dieta saludable, realizar ejercicio físico, probar actividades como el yoga y la meditación, utilizar ruidos de colores que induzcan a la relajación  y recurrir a la osteopatía y a la acupuntura.

Si precisas de mayor información sobre este trastorno o cualquiera de nuestros servicios no dudes en ponerte en contacto con nosotros sin compromiso.

Dr. Pere Gascon

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *